El drama británico juega otra liga

Seis miniseries imprescindibles para sufrir

En los tiempos en los que la calidad parece estar reñida con la longevidad, el impacto de las pequeñas historias está situando al drama británico en la cima de la televisión. Mientras vemos con más inercia que pasión el devenir de Alicia Florrick o nos pegamos cada año por evitar los spoilers semanales de Juego de Tronos, las miniseries de las islas apuestan por la frescura y la precisión como conceptos absolutamente necesarios para unas obras de apenas cinco o seis capítulos, y donde pasadas las dos horas ya deberíamos tener el estómago agarrotado como si nuestro equipo se jugara la permanencia y nos pitaran un penalti en contra.

La explosión llegó hace ya tres años. Desde que Sally Wainwright se sacara de la manga a una magnífica Catherine Cawood en Happy Valley, y Gillian Anderson se comiera la pantalla en The Fall, BBC y compañía se han puesto a repartir el juego hasta dividir el pastel entre la ficción norteamericana, las joyas nórdicas y la frialdad de las islas británicas. Aquí sus armas:

Doctor Foster
La paranoia de la infidelidad, y sin ser vista por los ojos de Noah Solloway. La doctora Foster (Suranne Jones) tiene una vida casi perfecta: una familia ideal y un trabajo reconocido. Pero una simple anécdota, un pelo rubio, le hace sospechar que su marido (Bertie Carvel) oculta otra relación. Hasta aquí el argumento simplón de turno. Solo que, envuelta en una situación casi claustrofóbica, compienza su propia investigación para dar con la verdad, que descubrimos al mismo tiempo que la protagonista.

Basada en la obra de Mikke Barlett, la intriga es la esencia de un drama que a veces suena a thriller y que ha enganchado a los espectadores de la BBC, llegando a sumar diez millones de personas delante del televisor—37,4% de share—en el último episodio. Extraordinarias cifras acompañadas por cuatro nominaciones a los BAFTA, incluyendo mejor miniserie y mejor actriz.

 

Thirteen 
Una mujer, en camisón y visiblemente demacrada, corre hasta dar con una cabina de teléfono. "Soy Ivy Moxam". E inmediatamente comienza una retahíla de golpes emocionales en dirección a la misma persona: una joven secuestrada con 13 años y que ahora, con 26, consigue escapar de su captor pero no de su pasado. Su regreso pone patas arriba su entorno, que trata de disimular su evolución para que nada parezca distinto.

La protagonista, interpretada por Jodie Comer (My mad fat diary), es la figura sobre la que gira la apuesta de BBC3 de emitir exclusivamente online. Con una interpretación excelente, sostiene una trama en la que se mezclan palos a los investigadores, la historia de un secuestrador y los dramas familiares. Quizás demasiado para tan poco espacio.

The Night Manager
Las expectativas de la nueva serie de Hugh Laurie eran tan altas que el primer episodio de lo que en España hemos llamado 'El infiltrado' no merece el aprobado. Basada en la novela de John le Carré, el planteamiento, donde solo se justifican los actos posteriores del protagonista— Jonathan Pine (Tom Hiddleston)— tiene tantos elementos innecesarios que invita a comer palomitas viendo anuncios. En él vemos cómo el encargado nocturno de un lujoso hotel en El Cairo se ve envuelto en un delito que cambia su vida por completo.
A partir de ahí, empieza la historia que todos queríamos ver: inteligencia británica frente al tráfico de armas.

Gracias al siempre adictivo espionaje, y desarrollada por actores muy famosos, hace un canto a la grandilocuencia en la pequeña pantalla, con numerosas localizaciones—Palma y Madrid incluidas—y un desarrollo sencillo que nos lleva a acompañar a un joven apuesto a desestabilizar y derrumbar los oscuros negocios de un tirano multimillonario.

The A Word

Alison y Paul son una pareja joven y adorable que vive feliz en Lake District, una de las pocas maravillas con las que cuenta Reino Unido en su territorio. Hasta que se dan cuenta de que la actitud de su hijo Joe, de cinco años, corresponde a la de un niño autista. El golpe emocional es tan fuerte que amenaza con romper por completo a la pareja. A quién acudir, cómo ayudarle, cómo adaptarse a la nueva situación, cómo asimilar el impacto de la noticia... Cómo conseguir que Joe tenga una vida lo más normal posible. Los retos son enormes para una familia que nos invita a sufrir con ellos. Promete muchas lágrimas, pero acaba por caer en una llanura que solo el fantástico niño, Max Vento, es capaz de levantar. Y no es poco.

Marcella
Las comparaciones con Bron/Broen son inevitables. Primero porque esta serie de ITV cuenta con su creador, Hans Rosenfeldt, y después porque nos presenta a una detective cuanto menos especial—magníficamente interpretada por Anna Friel— aunque con una enorme diferencia con Saga Norén: las emociones. Mientras la sueca carece de ellas, ella parece tenerlas a flor de piel.

Marcella vuelve a su trabajo como detective cuando su marido abandona el hogar y siete años después de renunciar a su vida laboral para dedicarse a ser madre. Tendrá que lidiar con los horrores que causa un asesino en serie y con los suyos propios. El denominado 'nordic noir', o drama escandinavo, dio el salto a Reino Unido con un primer episodio impactante, mucha intriga, y una historia que se desarrolla con el gusto de la lentitud e introduciendo muy poco a poco, pero siempre con sentido, a los diferentes personajes. Un The Bridge sin necesidad de subtitular.

Undercover
El creador, Peter Moffat, reconocía a 'The Guardian' que el impacto que provocó una investigación destapando la presencia de espías de la policía en organizaciones benéficas y en el activismo le hizo pensar sobre qué pasaba con aquellos sobre los que no se conocía su vida. "Había agentes secretos que tenían hijos y relaciones familiares estables. Llevarlo hasta ese extremo es impactante. La traición a quienes se consideran sus amigos es devastadora".

De aquí la historia de Maya Cobbina. El piloto es confuso porque nos muestra a una abogada que lucha por salvar a un condenado a muerte en Estados Unidos. Pero el drama no está ahí, sino en casa, con su marido Nick Johnson. Más de cinco millones de espectadores vieron el piloto de una serie que ha despertado buenas críticas por su capacidad para desarrollar en una sola historia el drama de las mujeres que luchan por superar un trauma, años de mentiras en una historia de amor y traición.

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias