'Sense8', el orgullo Sense

Miguel Ángel Silvestre y los suyos vuelven en la segunda temporada de la serie de las hermanas Wachowski

8 personas. Cada una en un lugar del mundo. Todas conectadas. Todas sienten lo que siente el resto. Las hermanas Wachowski vuelven a la carga con la segunda temporada de Sense8, la paranoia sci-fi que sorprendió a muchos hace dos años y que ahora, con su segunda temporada, ve su particular universo expandido.

Lana y Lilly Wachowski, cuando todavía eran Andy y Larry, asombraron al mundo con la trilogía Matrix, una serie de películas que se convirtieron en una verdadera obra de culto y religión para muchos seguidores. Ahora, con el apoyo de Netflix, intentan crear otro mundo de ciencia ficción en el que superen constantemente los límites de la realidad. Para quien no lo sepa, Sense8 narra la historia de 8 personas que se dan cuenta que, pese a vivir cada uno en un punto del planeta, están conectados mentalmente: todos pueden ver lo que ven los demás, sentirse, tocarse, ayudarse mutuamente, etc.

Miguel Ángel Silvestre y el resto de Sensates
Miguel Ángel Silvestre y el resto de Sensates - Tumblr

En la primera temporada, los sensates, como los llaman en la serie, poco a poco descubrían ese vínculo que los unía y las posibilidades que encerraba. Comenzaban la temporada como ocho desconocidos y la acababan como un grupo muy unido que aprovechaba las capacidades de cada uno para enfrentarse a otro sensate loco que quería matarlos.

Aquí empiezan los problemas de esta segunda temporada. Mientas en la primera había una evolución de cada personaje y del grupo en general. En la segunda, en cada capítulo, el grupo se muestra unido, sin fisuras. Todos colaboran unos con otros sin dudarlo. Desde el primero, al último capítulo, no hay ningún tipo de evolución, a mejor o peor, del grupo protagonista. Las directoras están más centradas en conseguir impresionantes escenas de lucha y acción con los ocho protagonistas juntos, que en dar mayor profundidad psicológica a sus guiones.

Los 8 sensates principales
Los 8 sensates principales - Netflix

Por otro lado, la serie se erige como representante del Orgullo Gay en Netflix. Es un paso adelante el hecho de que las dos creadoras de la ficción sean transexuales, además de una de las protagonistas, que haya dos parejas homosexuales y que se denuncie la homofobia en el mundo en muchas de sus escenas. Pero, cuando esto se convierte en constante en todos los capítulos, llega a cansar.

En prácticamente todos los episodios de la serie, uno de los personajes da un discurso motivador a una audiencia. En esos discursos, la visibilidad transexual, la necesidad de ser uno mismo, la justicia social son temas constantes. Cuando lo ves por primera vez, es bastante alentador. Pero cuando se convierte en una fórmula que se repite constantemente, ya no se ve como una necesidad argumental concreta, sino como una obsesión de los guionistas que les interesa más el mensaje que la historia que están contando. Esta obsesión por esta temática, llevó a todo el equipo a viajar hasta el Festival del Orgullo en Sao Paulo y grabar, in situ, una escena de la serie. (Con discurso de Miguel Ángel Silvestre incluido, claro). 

El universo particular de Sense8 se expande en esta segunda temporada. Más allá de los ocho protagonistas y los otros dos sensates de la primera, ahora conocemos más personas con estas habilidades. Desde personajes más curiosos como el Señor Hoy, hasta verdaderos mitos sexuales como Lila Facchini, que no duda en seducir a Wolfgang, incluso en los momentos más incómodos para él. Además, se descubre más sobre una organización internacional que quiere acabar con todos los sensates del mundo. No se sabe por dónde irán las próximas temporadas de la serie. Pero si las creadoras se dedicaran más a expandir esta trama, y menos a dar discursos motivadores, todo les iría mejor.

Sense8 en su segunda temporada recoge todos los puntos positivos de la primera y los repite, creando monótonas repeticiones de ideas que, en un origen eran buenas, pero ahora pierden toda la originalidad. Uno de los mejores momentos de la primera temporada, cuando por primera vez los sensates cantan una canción, cada uno en su extremo del mundo, se repiten en forma de videoclips por muchos de los capítulos. Otro de los grandes momentos, la orgía a ocho, se repite en muchos momentos sexuales entre varios sensates. Por lo tanto, estaríamos hablando de una serie que cae en su propia trampa y que, como no varíe el rumbo, se va a quedar como una ficción que solo verán los verdaderamente convencidos de la causa que defienden sus directoras, y que repugnará a los más escépticos por su falta de argumento y exceso de forma.

Todo el grupo protagonista preparado para atacar
Todo el grupo protagonista preparado para atacar - Tumblr

Imaginemos que en Matrix, en vez de contar qué es Matrix, Neo no hubiese parado de dar grandes discursos  motivadores sobre la necesidad de ser uno mismo.

Aunque muy bien no les fue si vemos el desastre que fueron sus secuelas.

Qué paradoja.

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias