El parte del Coliseum

En el Coliseum siempre llueve. Da igual la época del año, si eres un aficionado del Getafe vas a salir mojado. Si no es lluvia, será la tormenta que te genera dentro un equipo que te decepciona más de lo que te alegra y al que, por eso, cada día quieres más. Si no son ni la una ni la otra, nunca faltará el chaparrón de cada dos semanas; aunque tú no lo sepas, azulón, no estás en el Coliseum porque siempre está vacío. Tienes asumido que nunca van a valorar tu presencia porque nunca les va a dar por pensar que cuanta menos gente pueble la grada, más mérito tendrá esa gente. Hay domingos que incluso te mojas por las tres. Empapados y apaleados. Pero siempre con la cabeza alta.

Del Coliseum siempre sales sucio. Por la mierda que hay en los asientos y por la mierda que te va a caer encima por ser un aficionado inexistente. Como si el hecho de que no te acompañen todos los que pudieran fuera culpa tuya. Como si pagar tu abono no mereciera el detalle de que habitualmente pasaran un trapo húmedo por esas sillas que hace tiempo dejaron de ser azules. Pero el orgullo de defender tus colores todo lo limpia. A pesar de tanta mierda, sales como entras: impoluto. Y que sigan ensuciando, que cuanto más nos intenten manchar, más brillaremos.

Mojados y ensuciados, nos ponemos el termómetro. El Coliseum es un estadio frío en el que hace un frío del carajo. Allí se acerca una afición fría a la que, de tan gélida que es, no se le recuerda un solo incidente en doce temporadas en la élite. Otras vendrán a dar lecciones de calidez, sin caer en la cuenta del lastre de violencia que arrastran consigo. Aquí no pasa eso. No queremos ese tipo de calor, preferimos el frío del respeto y el tedio de la tolerancia.

Tanto frío nos rodea que tenemos muchas probabilidades de salir quemados del estadio. En muchas ocasiones es un equipo que no da la talla el que te quema. Cuando da la casualidad de que no, no te faltará al llegar a casa la mofa irrespetuosa de algún periodista o medio de comunicación comunicándote que no, que tú no vienes de pelarte de frío en el Coliseum. Porque no hay nadie. Siendo generosos, diez o doce.

Este es un parte resumido del estado de las gradas del Coliseum. A pesar de todo esto, a la afición fantasma del Getafe no le cala la lluvia, no le ensucia la mierda ni tampoco le encoge el frío. Le protege un escudo que puede con todo: su orgullo y su pasión.

El broche final va en primera persona porque así lo siento. El Getafe nos fallará una y mil veces, que nosotros al Getafe no. Llueva, haga frío o nos cubra la mierda. Ahí estamos y ahí seguiremos: sacando brillo a nuestro orgullo para permanecer impolutos ante la adversidad.

 

Foto de portada sacada del vídeo de agradecimiento del Getafe C.F. a su afición.

 

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias