El primer milagro de Estudiantes

Tras la derrota ante Herbalife Gran Canaria, Movistar Estudiantes se encuentra en una situación límite. Es penúltimo a 3 jornadas del final de temporada, 2 victorias por debajo de los equipos que le preceden: ICL Manresa y Rio Natura Monbus Obradoiro –en este caso 1 victoria con el basket-average perdido-.

Los colegiales deben apelar a la heroica y, o bien vencer sus 3 partidos y confiar en que ambos conjuntos no ganen 2 de sus 3 encuentros, o vencer en dos compromisos y esperar que tanto catalanes como gallegos no saquen una victoria. El calendario, además, no es demasiado favorable: este martes espera UCAM Murcia, con el Playoff en juego, y el domingo los colegiales reciben al F.C Barcelona que debe cerrar en su visita a Madrid el liderato de Liga Endesa.

Pero el año en que el Leicester ha levantado la Premier League,  y el Atlético de Madrid ha vuelto a disputar una final de Champions eliminando a dos colosos de Europa uno nunca puede perder la fe. Si los aficionados colegiales buscan además argumentos para unirse a la “Cofradía del clavo ardiendo”, no tienen que mirar ni a Inglaterra ni al Manzanares, les basta con observar el ejemplo de un milagro protagonizado por un conjunto de su propia casa: el filial de Liga EBA.

Al igual que sus mayores, los “cachorros colegiales” afrontaban la última jornada de competición con el agua, más que al cuello, tres metros por encima de la cabeza. Movistar Estudiantes, en su pelea por la permanencia, necesitaba vencer al Real Madrid en el choque de filiales –a domicilio-, y que tanto HM Torrelodones como Globalcaja La Roda perdieran sus respectivos encuentros, los primeros ante CBV, ya descendido, y los segundos ante Azuqueca, que se jugaba su presencia en la Fase de Ascenso.

Los colegiales comenzaron su partido ante el Real Madrid con muchos nervios, quizás conscientes de lo que se jugaban, y el marcador reflejaba al primer cuarto la apatía de los dos equipos (7-4, sí, han leído bien, 7-4). La aportación ofensiva de ambos conjuntos no mejoraba en el segundo cuarto, y el marcador al descanso reflejaba un pírrico 22-11.

En el tercer cuarto los colegiales siguieron sin reaccionar (32-19) y llegaban a los últimos diez minutos con la necesidad de remontar 13 puntos (viendo el marcador, una quimera) y seguir confiando en las derrotas de sus dos inmediatos rivales. Parecía imposible, pero lo consiguieron. Con un increíble parcial de 11-31 los hombres de Javier Zamora, en un ejercicio de fe, le dieron la vuelta al encuentro y acabaron imponiéndose por un marcador de 43-50.

Solo quedaba esperar resultados de canchas ajenas. En Liga EBA lo de los “transistores” todavía queda lejos, así que era a través de Twitter donde se confirmaban las derrotas de Torrelodones y La Roda y por ende el primer milagro colegial de la temporada. El filial de Movistar Estudiantes, que hace 3 semanas parecía totalmente desahuciado tras perder en Villarobledo y Albacete, será de nuevo la próxima campaña equipo de EBA.

Repasando esta historia la permanencia del primer equipo es, todavía, un juego de niños. En vida siempre hay tiempo para luchar, ya que, como recuerda constantemente Simeone –aunque no ha inventado una frase motivacional tan antigua como la rueda-, nunca hay que dejar de creer. En Estudiantes ya lo saben.

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias