Retorno a la gloria

El Deportivo Alavés lidera la Segunda División española

Las grandes empresas se hacen poco a poco y sin apenas hacer ruido. Y así es como el Deportivo Alavés está afrontando su retorno a la máxima categoría del fútbol español, un retorno a la gloria tras una travesía de 10 años en el infierno de la Segunda División “B” y la Segunda División “A”.

 Confieso que en esto del fútbol, y estando de por medio amigos míos, peco de ser algo “chaquetero”. No soy dudoso y todo el mundo sabe que llevo la franja roja grabada a fuego en lo más profundo de mí, pero mientras otros tienen un “segundo equipo”, yo tengo varios segundos equipos y esos son aquellos en los que se juegan las habichuelas mis amigos cada fin de semana. En ocasiones se hace realmente complicado ya que hay sentimientos encontrados. Por un lado quieres lo mejor para los tuyos, pero por otro tienes la desgracia de que defiendan los colores de un equipo con el que no simpatizas nada –incluso le tienes cierta “manía futbolística”-.

El Deportivo Alavés es uno de esos "segundos equipos" en los que juega un muy buen amigo mío y por todos es conocida la eliminación en UEFA del Rayo Vallecano a manos de ese fenomenal conjunto que hizo historia en Vitoria. Podría parecer motivo más que suficiente para tenerle poca estima, pero todo lo contrario. Yo creo que ese año todos -o casi todos, como sucede ahora con el Leicester- fuimos un poco del “glorioso”. Deseábamos que esa final de Dortmund cayera del lado vitoriano, y sufrimos con ese autogol de Geli.

Liverpool-Alavés Final de UEFA (5-4)
Liverpool-Alavés Final de UEFA (5-4)

Cuando hace dos veranos -incomprensiblemente- el Alcorcón decide no renovar a Juli, firma por el Deportivo Alavés y, sinceramente, pensé que su sueño de jugar en Primera División se iba esfumando poco a poco, ya que el equipo vitoriano en teoría estaba hecho para intentar salvar la categoría. Desde que le conozco –ya son unos años- siempre me ha dicho que sueña con jugar en Primera, porque quiere que su padre le vea jugar en esa categoría –su padre sabe que tiene un hijo de Champions- y en el Rayo Vallecano no le dieron esa oportunidad, aunque la mereciera sobradamente.

 Tras un año “de transición” en Vitoria en el que lograron el objetivo de la salvación y, viendo este verano la plantilla que estaban confeccionando y con el entrenador que iba a dirigirla, tuve la “osadía” de decirle al alcoyano más ilustre –y único- que conozco, que este año era el bueno y el “glorioso” olía a ascenso.  Juli es tan buen tipo como supersticioso y quizás me maté por escribir estas líneas, porque no le gusta nada lo de adelantar acontecimientos, pero yo tenía la imperiosa necesidad de hablar del temporadón de este club –para algo veo, o intento ver, todos sus partidos-.

 El rendimiento de tipos como Juli o Sergio Mora, ambos ex de la franja, no me sorprende en absoluto. Pero por fin “Pachequito” –al que acusé de “picha fría” en su periplo rayista- está siendo Daniel Pacheco y sacando ese fútbol que tanto nos ha “vendido” mi amigo Perico. Un caso similar es el de Sergio Pelegrín, que está “de dulce” a la vejez viruela, acompañado de Laguardia, un portento que está para jugar en muchos equipos de Primera División y que ha tenido una progresión brutal con respecto a su etapa en el Alcorcón. Ambos le guardan las espaldas al “muro” Fernando Pacheco, que es otro caso más de canterano del Real Madrid que tiene que salir de la casa blanca para demostrar lo buen futbolista que es.

Juli celebrando un gol con dedicatoria especial
Juli celebrando un gol con dedicatoria especial - Foto: La Liga

Bordalás ha armado un equipo de “currantes” dirigidos por el capitán Manu García, que reconozco que es una de mis debilidades de la categoría de plata –cada año tengo una y hace un par de años fue un tal Jozabed Sánchez-. Al míster le acusarán de que sus equipos juegan “poco”, de ir fuerte al choque y de mil cosas más. Pero que ha conseguido formar un bloque sólido que está en lo más alto de la clasificación por méritos propios, es tan cierto como que ha conseguido que Kiko Femenía, al que muchos llamaban la “eterna promesa”, esté dando su mejor versión (cuatro goles ya) en el conjunto alavesista.

Además si en tu equipo juega Gaizka Toquero, todo es mucho más sencillo. Al equipo le aporta alma, entrega, corazón, lucha y siete goles –los dos últimos le han dado seis puntos al equipo- le contemplan hasta el momento. Ha conseguido formar con Juli una sociedad impresionante, son el “Dúo Sacapuntas” del balón.

Por si todo esto fuera poco en la recámara guarda Pepe Bordalás a Manu Barreiro, al que vi el año pasado en Santo Domingo, al más puro estilo “llanero solitario” en ataque, dar una lección de buen fútbol. A esto le unimos un jugador de gran talento, Sergio Llamas –ojo a este nombre en unos años- o currantes como el uruguayo Fede Guichón.

Bordalás y sus hombres celebrando un gol de Toquero
Bordalás y sus hombres celebrando un gol de Toquero - Foto: EFE

Aún quedan 18 finales para conseguir ese ansiado retorno, pero desde luego este es el camino. Y si todo lo expuesto anteriormente les parecen pocos argumentos, tienen una afición detrás que les está llevando en volandas dentro y fuera de Mendizorroza.

 #BetiAlavés

Alberto Leva

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias