Stefan, no eres tú, soy yo.

20 de agosto de 2014. Tras un verano de escasas novedades en el que Estudiantes, como viene siendo habitual cada periodo estival, volvía a dejar los deberes para justo antes del comienzo del curso, una noticia despertaba la ilusión de la afición colegial, hambrienta de cualquier incorporación que echarse a la boca. Aunque (casi) nadie había oído hablar de él, Stefan Bircevic convenció desde el primer día. En el mundo de la canasta fichar a un tipo cuyo apellido finaliza en –ic  es la mayoría de las veces sinónimo de éxito, y en la parroquia estudiantil el último balcánico en el equipo había dejado un gran sabor de boca, no tanto por sus números sobre la pista, sino por su íntima conexión con la grada colegial. ¿Quién no recuerda a Popovic?

Los principales medios deportivos anunciaban además su fichaje como un refuerzo de “músculo y centímetros”, y algunos aficionados comenzaban a compararle con el mencionado Popovic: “el nuevo Petar”, contribuyendo a configurar un marco conceptual del serbio que distaba bastante de la realidad. Bircevic no es un jugador de músculo. Tampoco un 5 de centímetros. Y se parece al último serbio que ha pasado por el Ramiro como un huevo a una castaña, siendo Stefan el huevo y Popovic la castaña… o el que las reparte.

Por tanto la relación Bircevic-Estudiantes comenzaba mal, fundamentada en una idea del pívot que difería de sus verdaderas características, y con el conjunto colegial empeñado en considerar al serbio como pívot, cuando llegaba tras hacer carrera en su país destacando principalmente abierto desde el “4”.

El Mundial de España 2014 sólo sirvió para conocer la faceta defensiva de Bircevic, o más bien su capacidad para cargarse de faltas en un minuto, así que la afición tuvo que esperar hasta el inicio de campaña para descubrir a su nuevo y desconocido serbio.

Sobre la pista

Tras un comienzo de temporada sobresaliente –dentro del rol que se le exigía en el equipo-, en el que alguno descubrió la faceta triplista de Stefan Bircevic (3/3 vs IBT), el serbio sufrió su primer percance como colegial. Una lesión le tuvo apartado del equipo durante 8 jornadas.

Regresó una marcha por detrás del ritmo de sus compañeros, algo normal teniendo en cuenta que no hizo pretemporada debido al Mundial. La primera campaña de Stefan como colegial se interpretó, por tanto, como la de adaptación al baloncesto español, cumpliendo en varios partidos saliendo desde el banco con números aceptables para un jugador de refresco (8-4). Su final de temporada, con 4 encuentros consecutivos por encima (o rozando) los 10 puntos, y mejorando sus prestaciones en el rebote (13 puntos, 7 rebotes y 20 de valoración, su tope ante el Barça), hacían volver a creer que su segundo año sería mejor, y el serbio se ganó la renovación en verano. Continuaría una temporada más vistiendo la camiseta colegial.

Pero el contexto de su año “sophomore” ha sido incluso peor que el primero. En una temporada de constantes idas y venidas de nombres en el juego interior, con cambio de entrenador incluido, Bircevic ha sido incapaz de encontrar su sitio, sobre la pista siendo mareado en numerosas ocasiones pasando del “4” al “5”, o de partidos en el ostracismo a titularidades. Su merma de confianza es evidente ya que ha pasado del 40% en T3 en su primera temporada a un paupérrimo 20%, que le han hecho perder fiabilidad en su mejor arma.

Stefan Bircevic durante su presentación
Stefan Bircevic durante su presentación - Virginia Pacheco/ Planeta CB

Fuera de la pista.

Otro de sus grandes hándicaps desde su llegad al club colegial ha sido su adaptación fuera de la pista. Tras toda una vida en Serbia, Bircevic se embarcaba a su primera experiencia profesional fuera de los Balcanes chapurreando un poco de inglés y desconociendo por completo el español.

Esto fue un problema desde el inicio, y sólo el fichaje de Slokar le ayudó a su integración tanto en el vestuario como sobre la pista –o eso se dice-. Tímido y normalmente solitario, Stefan contaba al menos con el apoyo de familiares en la capital de España, que sí hicieron la adaptación a su nueva ciudad mucho más llevadera.

Pero quien conoce a Stefan sabe que hay que quererle. Un tipo normal, sin excentricidades, que como nos contaba Simpson en una entrevista, sonríe y asiente ante cualquier comentario o pregunta, aunque probablemente no se haya enterado de nada. Con una personalidad peculiar se terminó ganando al vestuario, que le arropó mucho más durante su segunda temporada.

Se acabó

Hasta esta temporada duró la relación entre Estudiantes y Bircevic. Una relación que, como comentamos, empezó mal desde el inicio, con una idea equivocada sobre el ala-pívot serbio que, cuando quiso adaptarse de manera definitiva a su nueva realidad, se encontró un Movistar Estudiantes caótico en su planificación del juego interior. Una relación que bien puede haber terminado con el manido tópico, Stefan, no eres tú, soy yo. Porque el serbio es un jugador bastante válido dentro de un esquema que pueda potenciar sus cualidades, y a nadie le sorprendería que en su regreso a Belgrado, para jugar en Partizan, recuperara el nivel que le llevó a jugar un Mundial con su país y a fichar por Movistar Estudiantes.

La despedida

Dentro de la indefinición en la que vive actualmente Movistar Estudiantes, ha sido difícil brindarle una digna despedida a Stefan Bircevic. Por eso nos pusimos en contacto con él para darle la oportunidad de decir adiós a la afición de Movistar Estudiantes y valorar su paso por el club colegial. Estas fueron sus palabras:

“Ha sido una bonita experiencia vivir en Madrid y jugar en la mejor liga de Europa. Estoy contento porque Estudiantes puede seguir en ACB, y quiero agradecer a Javi Cabrerizo y Eduardo Pascual por apoyarme durante mi etapa allí. También quiero dar las gracias a todos los seguidores de Estudiantes, que siempre nos apoyaron, incluso en las derrotas. Espero que nos volvamos a ver”.

Stefan Bircevic. Pobla FM

Y ojalá que ese reencuentro llegue en otras circunstancias. Mucha suerte Stefan.

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias