94 MINUTOS DE FIESTA RAYISTA

Amaya: juntos conseguiremos el objetivo que nos merecemos

Ayer vivimos en Vallecas una tarde donde todo podía pasar. Una tarde de luces y sombras con una afición muy enchufada desde los primeros compases del partido hasta el término del encuentro. Un vendaval de juego de barrio, de arte con el esférico y con una grada incansable pusieron el 2-0 en el marcador antes del primer cuarto de hora de partido. Embarba y Miku, Miku y Embarba pusieron al semifinalista de Champions contra las cuerdas durante 80 minutos hasta que llegó el galés, el hombre de los más de 100 millones de euros que el magnate blanco pagó por él. El mismo hombre que se lesiona, se recupera jugando al golf y culmina una remontada en territorio rayista. 

Ayer ganaron los valores del Rayo, ayer ganó su afición, ayer ganó su equipo y su cuerpo técnico. Nadie vió la diferencia brutal en el presupuesto de ambos equipos, el Madrid con más de 430 millones de euros  vió como la Liga se le iba y como el Rayo le estaba ganando la partida. Vimos al técnico blanco más nervioso de lo habitual y a un Florentino protegiéndose con un paraguas por el vendaval de la lluvia y a lo que el propio marcador reflejaba. Jémez se mantuvo fiel a su estilo, no le importa el rival que tenga delante, el Rayo jugaba como un grande y el Real Madrid era su juguete.

Un zarpazo de Bebé a punto estuvo de poner en el abismo al equipo de Zinedine Zidane para colocar el 3-0 en el marcador pero poco después llegó Gareth Bale para abrir el marcador merengue 10 minutos antes del descanso.

En el segundo tiempo el Madrid fue a por el partido, fue a buscar esa Liga que veía que se le iba hasta el minuto 80 en el que Bale culminó la remontada. 

La grada incansable no dejó de animar a los suyos, Vallecas era una fiesta y despidió a su equipo con una ovación. A punto estuvo el Rayo de alcanzar algo épico, la afición soñó con ello, dar un paso de gigante en la lucha por la salvación y no perder la esencia de ser un Matagigantes. 

Hoy en los resúmenes  veremos el marcador, el 2-3, el regreso de Bale...pero nadie verá la ilusión, el grito de sí se puede y el mensaje de Amaya con megáfono en mano diciendo que juntos conseguiremos el objetivo que nos merecemos.

Ayer Vallecas no soñó en quitarle la Liga a nadie, lo que la gente quería era quedarse un año más en primera y toca seguir remando para conseguir el objetivo.

Imagen de la LFP

MIGUEL SÁNCHEZ LORENZO

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias