Amor

Lo que doy y lo que siento al recibir

Es tan frustrante saber que no hay nadie a quien le importes. ¿Dónde está todo ese amor y esos enamoramientos divinos que siempre nos vendían las películas y las vidas de los demás? No existen, por lo menos no para mí. Yo he amado, yo lo he dado todo sin que nadie lo supiera ni lo valorará. No he querido hacer notar las veces que he entregado todo mi corazón porque no me parece correcto. Se convertiría en una presión moral, una especie de macabro chantaje emocional que no es justo y que no podría aceptar porque tendría noción de su falsedad. Pero he querido y mucho. He amado tan fuertemente que he envidiado a la persona a la que amaba por poder tener mi amor. Por poseer una estima que yo nunca conseguí ni conseguiré y por ser el dueño de un amor que no me concedo ni a mí mismo.

Y todo esto ella lo sabe y me lo repite para que no se me olvide nunca. Cumple bien su función. Escarba en mi pasado, el cual conoce a la perfección, e intenta grabarlo en mi pensar para que siempre lo tenga de decoración, de fondo. Es constante e inagotable. Pero es sabia. Me plantea las preguntas que llevo haciéndome siempre, el porqué de las cosas. Busca la maldad en aquello que yo ya consideraba normal y es imposible contradecirla porque lleva razón. Pero no es una verdad agradable, es amarga y te sume en la más profunda depresión. Por eso la odio. Es como la conciencia de la cual todo el mundo parece carecer. Ella hace que me dé cuenta de todo lo que realmente es e intento camuflar. Me hace ver esta soledad que tanto temo pero que ya se ha convertido en mi espacio de confort.

Es exasperante sentirse tan solo y tan desnudo. Haber entregado tanto y haber recibido tan poco. Envidiar cada gota de agua por tener a miles como ella a su alrededor haciéndole compañía. Daría mi vida por tener alguien a mi lado ahora que me abrazará. Solo eso y nada más. Así podría sentir que mi vida acaba y que mi último aliento se escapa. Pero dicen que me queda vida por delante y yo puedo sentir su decadencia. Consigo notar como el roce de los engranajes se va haciendo más y más lento y pesado.

Mi vida no hace más que empezar y terminar. Mi vida ya hace mucho tiempo que se acaba mas nadie lo entiende. Des del día en que nacemos encontramos el inicio de nuestro fin, pero cada uno es consciente de ello en un momento distinto de la vida.

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias