‘Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia’

Bien Zack; chapeau el resto

La integración de Batman y Superman al mundo del cine ha tenido multitud de caminos a lo largo de la historia que, lejos de ser del todo correctos, han ayudado a acercarnos a los personajes que tenemos hoy día. Dicho camino ha llevado hasta ‘Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia’. Estos héroes ya forman parte de una cultura popular que hacía presagiar la dificultad de la cinta de Zack Snyder para encandilar a todos; pero el cineasta ha mantenido un fría postura ante la prematura crítica y ha creado un producto que -guiños incluidos- respeta las anteriores cintas de ambos y las mejora.

‘Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia’ es al cine de superhéroes una grandísima adición -que no adicción, aunque pueda serlo…-; pero no solo a este cine, si no que alimenta a su vez el cine de acción y fantástico. La lucha entre los personajes, así como las secuencias de conducción/vuelo resultan estimulantes para el de la butaca y producto de regodeo y autobombo para los creadores de las mismas. Es todo gracias a un metraje cuyo montaje se potencia a si mismo con pequeños saltos temporales y precisas tomas unipersonales entre protagonistas. Sirve pues como lucimiento propio para Batman/Bruce Wayne y para Superman/Clark Kent, quienes hacen una gran demostración de interpretación con y sin las capas.

Y la divina intervención del villano es la inyección perfecta para dar luz a una lúgubre cinta que nos muestra el lado más personal de los héroes; y dicha intervención entra con gran maestría gracias a un cuidado guion que arremete en la historia enfundando en un segundo plano a la verdadera lucha que lleva por título la película. ¿La convierte esto en suave? No; no nos confundamos. La consigue decorar con ese guion hasta el punto de hacerla una película difícil de comprender en su verborrea para niños de corta edad, pero que en ningún momento deja atisbo de pasar de cinta de ficción/acción a otro género más instructivo y menos destructivo.

Las interpretaciones son dignas de ser comentadas. Henry Cavill es un brillante Superman, lo cual ya nos demostró en ‘El hombre de acero’ y Ben Affleck, aunque tiene consigo la difícil tarea de hacer sombra al Batman de Bale, mantiene el tipo y se yergue como un grandísimo murciélago de Gotham. Es un Batman diferente; ni mejor, ni peor. Lex Luthor es quien sorprende arrebatando la pantalla gracias a un interesante Jesse Eisenberg. Mención especial a Lois Lane/Amy Adams.

Por tanto, disfrutad la película que para ello está; y si bien no nos muestra nada diferente ni entra de lleno en un suburbio de superhéroes que sea tan distinto y alternativo que nos perdamos, si que resulta otro pequeño soplido de aire fresco -al igual que en su día ‘Deadpool’.- a un cine más que utilizado, pero que no pierde ni un ápice de calidad.

Error al cargar el contenido

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias