Cómo ayudar a una persona con depresión

Consejos para comprender la enfermedad

La depresión es una enfermedad que produce principalmente, un malestar interno, es decir, su efecto no es tan visible a nivel externo. Por esta razón, los familiares y amigos a veces, no sienten la empatía necesaria con el afectado que no está triste por una cuestión de voluntad, sino porque está enfermo. A un enfermo de depresión le duele el alma y este dolor es agotador porque no se sana de forma rápida con una tirita. ¿Cuáles son los síntomas frecuentes de esta dolencia?

Con frecuencia, la depresión viene acompañada por un exceso de somnolencia o, por el contrario, por las dificultades para dormir bien. Además, el paciente experimenta una apatía respecto de aquellos hobbies y aficiones que antes le encantaban. El enfermo de depresión se siente desconectado de la realidad, encerrado en una nube de pensamientos negativos y sensaciones desagradables que le llevan a interpretar la vida en términos de todo o nada. .

El carácter del paciente puede haber cambiado al mostrarse más irascible y con un carácter más brusco. Sin embargo, este cambio de ánimo no es más que un reflejo de la propia enfermedad, de ese dolor interior que pide ser sanado.

En ocasiones, como consecuencia de este malestar, el enfermo descuida incluso su propia imagen corporal. Una persona con depresión necesita, principalmente, apoyo psicológico y en algunos casos, también psiquiátrico. En una situación de este tipo puedes hablar con tu médico de cabecera que te orientará en la elección de un experto.

Una persona que sufre depresión se siente desbordada por los imprevistos cotidianos. Por esta razón, es importante identificar cuáles son los focos principales de estrés e intentar establecer unos hábitos que aporten una estabilidad previsible a la rutina con la ayuda de la familia y el grupo de amigos más cercano.

Existe una diferencia importante entre la angustia, que en muchos momentos siente el enfermo de depresión y el miedo. El temor es concreto, objetivo, tiene una causa identificable. Sin embargo, la angustia que experimenta el enfermo de depresión es como una burbuja envolvente que le hace sentir encerrado en una realidad gris.

Cuanto antes comienza el apoyo psicológico terapéutico en el contexto de una terapia especializada, antes comienza el paciente a desarrollar nuevos recursos para controlar esos sentimientos que le desbordan. Los cursos de crecimiento personal también son un buen complemento de introspección.

Los paseos por entornos naturales, los abrazos, la alimentación sana y la música relajante, también son medicinales.

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias