DERRIBAR UN AVIÓN CON UN DISPARO DE PISTOLA

Owen John Baggett, la única persona a la que se le reconoce el haber derribado un avión con disparos de pistola durante la Segunda Guerra Mundial.

La Segunda Guerra Mundial (1939-1945) ha sido el conflicto más grande que ha vivido la humanidad hasta el momento, el saldo de víctimas fue de 50-60 millones de muertos y numerosos países destruidos. A pesar de todo horrible que fue este conflicto, también hubo actos de compasión, heroísmo y sobre todo de valentía. En marzo de 1943, sucedió una de estas historias que a primera vista son poco creíbles, pero que son totalmente ciertas.

 Nuestro protagonista es el joven Owen John Baggett, que  nació en 1920 en Graham, Texas. En 1941 se graduó de la universidad y pasó a trabajar en Wall Street, pero para el año siguiente, se alistó en el Cuerpo Aéreo del Ejército (USAF ahora) cuando Estados Unidos entró en la guerra, tras el ataque japonés a Pearl Harbor en el que perecieron varios miles de hombres, muchos de ellos ahogados en sus buques anclados en puerto. 

Fue  un joven de estudios, pues se graduó en la escuela de pilotos en sólo cinco meses (toda una proeza de por sí), tras esto fue enviado a Birmania. Su escuadra se componía de bombarderos Libertador B-24.  El 31 de marzo de 1943, Baggett y su escuadrón fueron enviados en una misión para destruir un puente de importancia estratégica. En su camino, los B-24 consiguieron interceptados por Zeros japoneses que atacaron a la escuadra de forma agresiva. La aeronave de Baggett fue acribillada hasta tal punto que la tripulación tuvo que saltar en paracaídas.

Mientras los tripulantes descendían en sus paracaídas, un piloto japonés decidió que no era suficiente el haberles derribado. Dio la vuelta alrededor y  empezó a disparar a los pilotos en descenso, matando a dos de los tripulantes. Al ver esto, Baggett hizo lo único que podía, se hizo el muerto y se quedó inmóvil.

El piloto japonés no está convencido de que  Baggett estaba muerto. El caza Zero aminoró la velocidad lo máximo que pudo para acercarse a nuestro protagonista, cuando estuvo lo suficientemente cerca, Baggett reaccionó improvisadamente, desenfundó su pistola Colt M1911 y disparó al piloto japonés en la cabeza, muriendo este al instante. Lo último que vio fue el cero cayendo en espiral hacia tierra.

Cuando los tripulantes  supervivientes aterrizaron en tierra fueron capturados por tropas japonesas  y enviados a un campo de prisioneros donde permanecieron hasta el final de la guerra, entre ellos estaba Baggett.  Fueron liberados finalmente por agentes de la OSS (versión de la CIA durante la Segunda Guerra Mundial) y a Baggett se le reconoció el logro de ser la única persona de haber derribado un avión con una pistola.

Pistola Colt M1911 de Calibre 45 ACP. Pistola con la que Bagguett derribó al piloto nipón.
Pistola Colt M1911 de Calibre 45 ACP. Pistola con la que Bagguett derribó al piloto nipón.

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias