Hacia un estado de crisis en Gambia

Se confirma lo que se veía venir. La Asamblea Nacional de Gambia ha aprobado una resolución que extiende el estado de emergencia en el país a 90 días, permitiendo así que el presidente, Yahya Jammeh, continúe en el poder a pesar de que su mandato termina este mismo miércoles. Con este movimiento Jammeh se aferra aún más a su cargo e imposibilita que Adama Barrow, el ganador de las elecciones del pasado 1 de diciembre, tome posesión este jueves tal y como estaba previsto.

El presidente gambiano declaró el martes el estado de emergencia –que duraría una semana según la Constitución- pero el visto bueno por parte del Parlamento extiende ahora la medida hasta abril. Jammeh alegó en una televisión local que tomaba la medida debido a “un nivel de injerencia extranjera excepcional y sin precedentes” en la política del país y que crea “una atmósfera hostil injustificada que amenaza la soberanía, la paz y la estabilidad”.

Gambia es un país de dos millones de habitantes y desde su independencia en 1965 tan solo ha tenido dos presidentes. Jammeh accedió al poder en 1994 tras dar un golpe de Estado pero el año pasado mostró signos de apertura y aceptó celebrar unas elecciones en diciembre en las que ganó el opositor Barrow con una ventaja de cinco puntos.

En un principio el Ejecutivo sorprendentemente aceptó los resultados electorales  pero tan solo una semana después se desdijo, desatando así un panorama de inestabilidad que a día de hoy amenaza con convertirse en una situación de crisis. Jammeh interpuso entonces un recurso judicial contra los resultados confirmados por la comisión electoral y Barrow se exilió de manera voluntaria a la vecina Senegal alegando preocupación por su seguridad. Su autoimpuesto exilio le privó la semana pasada de acudir al funeral de su hijo que murió tras ser atacado por un perro.

El Tribunal Supremo gambiano ya debería haberse pronunciado respecto al recurso interpuesto por la presidencia pero todos sus miembros se encuentran en el extranjero excepto un magistrado, quien ha eludido tomar una decisión hasta que vuelva toda la comitiva.

Hacia una intervención armada

La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (ECOWAS por sus siglas en inglés) parece estar preparando una intervención militar, según apuntan los diferentes moviemientos que se han llevado a cabo en los países que forman el bloque.

El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, ha encabezado los intentos de mediar entre Jammeh y Barrow presionando al presidente para que abandone su cargo antes de la investidura, una iniciativa que ya se da por fracasada.

Según ha informado un mando militar nigeriano a la agencia Reuters, algunos países del oeste africano ya han confirmado que contribuirían con tropas en el caso de que se llevar a cabo una intervención. Tanto la Unión Africana como Naciones Unidas han mostrado su respaldo a esta posibilidad. Según unas informaciones del Financial Times, el Ejército nigeriano ha pedido al británico que entrene a 800 efectivos para formar parte de una operación conjunta. Por otro lado, según la BBC, Nigeria ya ha mandado una fragata militar a la zona para llevar a cabo una muestra de poder y Senegal se encuentra preparando a efectivos de infantería.

ECOWAS, organización de la que también forma parte Gambia, aún no ha comunicado formalmente la posibilidad de una intervención aunque sí ha amenazado con no reconocer a Jammeh si se perpetúa en el poder. También seguirían esa línea el Consejo de Seguridad de la ONU, así como Estados Unidos, la Unión Europea y la Organización para la Cooperación Islámica.

 

 

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias