Koke-Torres: asistiendo a mi ídolo

Suma y sigue. El "6" del Atlético sigue en racha: 13ª asistencia -la 6ª a su ídolo Torres- y 5º gol de la temporada para finiquitar 3-0 al Granada y acariciar la Liga

El fútbol está en la cabeza, no sólo en los pies. Y tipos como Jorge Resurrección se empeñan domingo tras domingo, partido tras partido, en recordarlo. A veces basta una simple y veloz conexión neuronal para que la mínima información visual generada en el cerebro de un mediocampista active el toque perfecto. Ese que convierte el "atasco" en espacio diáfano y el sudor del delantero en sonrisa desatada.

Durante unos cuantos años, el radar de Koke siempre tuvo objeto móvil al que dirigirse. Como las relaciones sólidas, a base de tiempo y cariño, Diego Costa se convirtió en el ávido lector de los mensajes cifrados del vallecano. 14 regalitos con lazo, que el hispano-brasileño desenvolvió con pasión. Como la fidelidad y el fútbol dejaron de compartir hace tiempo algo más que su inicial, el "cerebro" atlético tuvo que activar su Tinder futbolero y descubrir allí al candidato perfecto: un "amor" de niñez, de esos platónicos, el de su ídolo en las largas jornadas en Majadahonda, nada menos que Fernando Torres. Y así andamos, en plena "luna de miel". El 6 las pone y el 9 las enchufa, casi siempre al estilo "Viena", con ese toque sutil ya patentado. Este fin de semana no ha sido excepción: octavo partido seguido del amigo Koke repartiendo regalos y 3-0 al Granada.

@Koke6 con su batuta dirigiendo a @Torres y @AntoGriezmann
@Koke6 con su batuta dirigiendo a @Torres y @AntoGriezmann - Twitter

Y eso que era  el famoso DÍA TRAMPA: rival aparentemente asequible, euforia post Champions, adjetivos gruesos y almibarados y de postre, fiesta de la afición. Al atlético de pro, el Día del Niño siempre le ha erizado la piel. Casi siempre, era sinónimo de siniestro fin de fiesta. Derrota y a casa con el pompón deshilachado. Menos mal que en la Era del Cholo, los cuentos se escriben con final feliz. Con suspense y la dosis justa de sufrimiento, pero casi siempre con perdices en el menú.

Si como dice Rubén Uría, uno de mis "atleticólogos" de cabecera, lo del Leicester de nuestro nada añorado Ranieri es un cuento de Dickens, lo de Simeone va camino de manual de autoayuda para hacer temblar al mismísimo Jorge Bucay o al autor de ¿Quién se ha llevado mi queso? Los mantras de este producto editorial de éxito en los últimos años - es decir, superación personal, desarrollo y control emocional, etc... - hace tiempo que están tatuados en todo aquel que se enfunde la rojiblanca.

Incluso a los participantes del Got Talent particular del técnico rojiblanco. Por él ya pasaron y tuvieron su momento de gloria -con continuidad en algunos casos, por cierto- tipos como Saúl, Correa o el mismísimo Thomas. En los últimos "programas", el aspirante se llama Lucas y se apellida Hernández, y nadie diría que se subió al "escenario grande" hace un par de "conciertos". 

En la actuación de este fin de semana, Lucas - convertido en sustituto del sancionado Filipe - dio la asistencia en el área grande -hasta allí llegó el tío - del 1-0, el que abría la lata. Tras dejar al telonero - un muy digno Granada - que se luciera, en la 2ª parte del show, Koke cogió la batuta, envolvió el 2-0 para que lo recogiera el Niño y ya en los "bises" la conexión del futuro, Saúl-Correa puso el broche de oro a la función.

 

@lucas5hernandez celebrando uno de los goles del 3-0 al Granada
@lucas5hernandez celebrando uno de los goles del 3-0 al Granada - Twitter

¿Y qué quieren que les cuente? Que la ola de abril sigue llena de espuma y a punto de engullir al surfista de la tabla más cool. Mientras tanto a orillas del Manzanares saben que aunque la navegación es dura y el viento cambiante, con buen capitán casi siempre se llega a tierra sano y salvo...y a veces con "trofeo(s)".

ALFREDO BENITO

Imagen portada: Revista Líbero

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias