LA GUERRA DEL EMÚ DE 1932

Artículo escogido de nuestro blog

La Guerra del Emú: Tras la Gran Guerra, muchos soldados australianos volvieron a sus casas. Estos hombres que habían combatido y vivido los horrores de la guerra se dedicaron al cultivo de la tierra en Australia occidental.

Sus expectativas eran altas y muchos de ellos pudieron vivir de la pacífica labranza de la tierra. En 1929, se produce la gran crisis a nivel mundial que causó estragos en todas las economías a nivel mundial. Granjeros y terratenientes australianos se vieron en apuros debido al precio del cereal.

El gobierno australiano prometió ayudas y subsidios para los agricultores, pero estos no llegaron nunca. A todo esto se sumaba una gran producción de cereal que bajó aún más los precios, por lo que fueron años muy inestables para la economía.

En 1932 llegó el desastre de la mano de los emus, unas aves emparentadas con los avestruces africanos. Estas aves que se contaban por miles en octubre (unas 20.000) picoteaban los campos sembrados y producían aún más perdidas a los agricultores.
 
Estos pidieron ayuda al ministro de defensa australiano, pedían que se emplazaran ametralladoras para acabar con estas aves; sorprendemente el gobierno aceptó la iniciativa. 

Los granjeros deberían alimentar a los soldados y pagarles la munición. El 2 de noviembre de 1932 se declara la Guerra Emú, la movilización del ejército afectó a dos soldados en prácticas y un mayor. El armamento utilizado fueron 2 ametralladoras Lewis y 10.000 cartuchos. La guerra parecía ganada pero no fue así.
 
Los tres militares montaron emboscadas y usaron diferentes tácticas contra los grupos de emues, pero solo conseguían derribar a algunas aves. Cuando las ametralladoras disparaban contra los numerosos grupos, los emus huían a gran velocidad del lugar, sin que fuera fácil hacerles blanco.

Tras un mes combatiendo, solo se habían abatido unas 1.000 aves y disparado casi la totalidad de los cartuchos. Los militares se retiraron y el gobierno aceptó la derrota militar australiana en las operaciones.

Las operaciones militares acabaron el 10 de diciembre. Los granjeros aún siguieron pidiendo ayuda en años posteriores como en 1934, 1943 (en plena 2ª Guerra Mundial) y 1948. Todas estas peticiones fueron rechazadas.

Para acabar con el problema se siguió con la táctica de recompensa por animal cazado, algo que en el pasado había funcionado verdaderamente bien. 

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias