LAS LEGIONES PERDIDAS DE CRASO

Breve historia de la posible historia de las legiones perdidas de Craso.

A mediados del siglo I a. C. la República romana languidecía, víctima de las guerras civiles. La ambición personal del hombre más rico de toda Roma, Marco Licinio Craso, junto a su envidia por los dos genios militares del momento, Cneo Pompeyo y Cayo Julio César, costó a la moribunda república una de las derrotas militares más severas de su historia. Siete legiones fueron masacradas en Carrhae (Harran, Turquía), lo que significó el fin del Primer Triunvirato que estaba constituido por estos tres hombres, y además, la muerte del propio Craso.

El 9 de junio del 53 a.C Cuando el ejército romano avanzaba hacia la ciudad de Carrhae en pos del pequeño grupo de partos avistado por sus exploradores se encontró de repente con todo el ejército de Surena esperándoles. Inteligentemente, Surena había usado a la vanguardia de sus tropas para atraer a los romanos a sus posiciones, mientras que el resto de sus tropas aguardaba camuflada en el terreno. Los partos atacaron con caballería de arqueros y los romanos por orden de Craso formaron en cuadro, la formación eran eficaz contra caballería de choque pero no de arqueros. Tras la batalla los muertos se contaron por miles y habían caído 10.000 prisioneros en manos de los partos. Craso murió durante el combate.

Los 10.000 legionarios romanos capturados eran demasiado valiosos para terminar sus días como esclavos. Siendo, como eran, la mejor infantería de la época, el rey parto, Orodes II, decidió emplearlos como soldados en la frontera más lejana del Imperio Parto. Tras esto y según Ban Gu, en el año 36 a.C, el gobernador chino Gan Yanshou lanzó una campaña militar contra Zhizhi Chanyu, un jefe tribal del pueblo “Xiongnu”, (un pueblo nómada proveniente de Mongolia, identificado con los hunos), que dominaba la región de Xinjiang, en la frontera occidental de China.

Los soldados chinos finalmente encontraron a Zhizhi Chanyu asentado en un campamento fortificado de lo más peculiar (para los chinos): una fortaleza cuadrangular protegida por empalizadas de madera, es decir, un emplazamiento similar a un campamento romano. Además, mientras combatían a los defensores del campamento, los chinos se toparon con unos soldados “extraños” que combatían en formación cerrada “como escamas de pescado”, es decir soldados que combatían con un muro de escudos similar a la formación que usaban los legionarios romanos.

Tras tomar la fortaleza de Zhizhiy, y dar muerte al caudillo nómada, los soldados chinos, impresionados por su forma de combate y su valor en batalla, se llevaron consigo a los 1.000 prisioneros “extranjeros” y los asentaron en la provincia de Gansu con la misión de proteger las fronteras del imperio chino de las incursiones nómadas. Este millar de soldados fue llevado a Li-jien (adaptación de la palabra legión, que era como los chinos conocían al fastuoso país que se extendía más allá de Alejandría, el Imperio Romano) Este lugar cambió de nombre años después, siguiendo las tendencias de Confuncio, para llamarse Jie-Lu (que significa cautivos).

A día de hoy, en Zhelaizhai sigue habiendo personas de ojos azules o verdes, rubias o pelirrojas, o con nariz aguileña y cabello rizado; además, en los habitantes de la zona hay una coincidencia del 46% con el ADN de la población europea.

Personas asiáticas con rasgos europeos.
Personas asiáticas con rasgos europeos.

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias