Los paramecios de mi botella.

Soy una persona normal, de un barrio normal, de una ciudad normal. Los que se autodescriben como personas normales son, por regla general, personas con miedo al éxito, con miedo a destacar.

Yo soy un tío un poco raro. La gente que se describe así mismo como gente rara son, una vez más por regla general, personas normales venidas a más.

Yo estoy fuera de la regla general, las personas que van de "outsiders" son (por regla general) gente tan dentro de los convencionalismos que ni siquiera son conscientes de los mismos.

En definitiva, lo único sacado en claro es que las afirmaciones sobre uno mismo siempre son peligrosas, de forma que, en vez de intentar buscar la definición perfecta sobre nosostros mismos debemos actuar para sean, estos mismos actos, los que nos definan.

En una era en la que un inquisitivo principio de publicidad rige sobre nuestras vidas, no hay mejor forma de parecer buena persona que siéndola verdaderamente.

Los villanos estamos condenados al anonimato en una sociedad en la que la gente más cercana son nuestros peores jueces. En esta realidad orweliana (no me he leido un puto libro de Orwell, pero está de moda, luego tengo que mencionarlo) las críticas tienden pocas veces hacia su forma constructiva aletargándose en un oscuro caracter destructivo que nada aporta pero que parece importar.

Lo vemos todos los días, en el arte, en la moda, en la política, en los bares, en vida grvnx... 

Todos sabemos deshacer pero ¿Quién se anima a construir?

bla, bla bla, LSD Speedina

"Se puede matar a un hombre pero no a una idea, al contrario, cuando se mata a los hombres, a veces las ideas se fortalecen." Luis Carlos Galán Sarmiento.

GRVNX 

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias