Rara: Convencer a los no convencidos

La realizadora novel, Pepa San Martín, narra una historia real en la que una madre puede que pierda la custodia de su hija por el hecho de ser lesbiana

La mayoría de películas de temática LGTB actualmente se olvidan de lo más importante para esta comunidad: convencer a los que todavía no ven a las parejas del mismo sexo con buenos ojos. Rara es un gran ejemplo de cine militante, verdadero, que habla claro al espectador y quiere hacerle ver que una familia, esté formada por quien esté formada, siempre será una familia.

Rara es la ópera prima de Pepa San Martín y está basada libremente en un caso real ocurrido en Chile en 2004 en la que una madre perdió la custodia de su hija por ser lesbiana. La realizadora, en vez de realizar un film de denuncia al uso, lleno de procesos judiciales y penurias, apuesta por narrar un relato familiar más liviano centrado en las hijas de la mujer protagonista.

Fotograma de Rara
Fotograma de Rara

Éste es quizá el movimiento más inteligente de su guión y dirección. No se trata de denunciar una situación verdaderamente injusta, sino que, por la vía de los sentimientos más primarios, demostrar la injusticia de la situación. Puede que para la mayoría esté claro que una madre tiene el mismo derecho de tener la custodia de su hija por el hecho de ser lesbiana, pero hay una minoría que todavía no lo comparte. Todo el mundo, en la familia protagonista verá a gente que se quiere, que quieren compartir juntos el día a día. Nada más. No hay prejuicios en medio. Solo amor materno-filial. 

Las pequeñas protagonistas de Rara
Las pequeñas protagonistas de Rara

Por otro lado, el cine LGTB está plagado de escenas de contenido muy erótico. Sin duda, los más escépticos nunca cambiarán de opinión si se les provee este tipo de contenidos. En declaraciones en el último festival de San Sebastián, Pepa San Martín comentó que lo único “erótico” del film, una escena que narra una mamografía, simboliza la presión de ser madre. No hay más sexo. Ni siquiera la pareja protagonista se besa en muchas ocasiones en pantalla. 

El tono de la película nunca se acerca al drama. La película celebra la alegría de sentirse en una familia. El hecho de que todo esté narrado desde la perspectiva de las niñas pequeñas, le da al conjunto un toque de inocencia que convierte a esta historia en un relato universal. 

Julia Lübbert (izq.) y Pepa San Martín (der.)
Julia Lübbert (izq.) y Pepa San Martín (der.)

Rara consiguió el premio a la Mejor Película Hispanoamericana en el último festival de San Sebastián. Es un relato sincero, directo, veraz y muy humano. No estamos ante la obra de arte del siglo, pero sí ante una cinta que por su humildad y ambición debe tenerse en cuenta. Con más películas de este tipo, adultas y honestas, el cine es capaz de mostrar su mejor cara y cambiar todas las lacras del mundo. Hasta entonces, habrá que seguir luchando.

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias