REINO UNIDO VS UNIÓN SOVIÉTICA

Breve artículo sobre las tensiones entre los Aliados durante la Segunda Guerra Mundial. Entre Reino Unido de Churchill y la Unión Soviética de Stalin.

Durante la Segunda Guerra Mundial es sabido que los llamados Aliados, no eran tan aliados como se veía de cara al público mundial y lo cierto es que tenían grandes diferencias. La Unión Soviética de Stalin se había aliado con el Reino Unido de Churchill y los Estados Unidos de Roosvelt y luego de Truman por conveniencia y viceversa. Las tres potencias habían aplicado el viejo dicho que dice “el enemigo de mi enemigo es mi amigo” pero leamos bien el dicho, tu enemigo sigue siendo tu enemigo.

En 1945, el III Reich comenzaba a ser historia, militarmente hablando, pues las derrotas en el Frente Este (que eran gravísimas) y las Ardenas habían debilitado al extremo a las ya agotadas fuerzas armadas alemanas. El territorio que controlaban los nazis, día a día era menor y la franja que separaba a los anglo-estadounidenses y a los soviéticos  también era menor. El punto álgido llegó en abril cuando soldados estadounidenses y soviéticos se dan por primera vez la mano cerca del río Elba.

A parte de la buena camaderia entre soldados de ambos países, lo importante eran las decisiones políticas de los líderes principales, ya que el soldado raso “ni pincha ni corta” en las decisiones. En abril de 1945, Stalin lanza su gran ofensiva sobre Berlín y a finales del mismo mes la ciudad a caído en manos de sus ejércitos. Para Churchill (Roosvelt se mostró siempre indiferente, es más en alguna ocasión apoyó al líder soviético en vez de al británico) fue una pequeña derrota, pues el tener  a la URSS en “la puerta de casa” iba a traer graves problemas.  Estos problemas ya comenzaron antes de acabar la guerra, por ejemplo algunos cazas estadounidenses fueron derribados por los soviéticos, ellos decían que “por error”, pero lo cierto es que había una situación tensa.

Poco a poco y antes de terminar la guerra en Europa, alemanes y aliados occidentales sabían que el nuevo enemigo iba a ser el gigante “oso rojo” del Este. Sin ir más lejos el mariscal de campo Rommel planteó en junio de 1944, que Alemania debía rendirse a los aliados occidentales y marchar todos juntos contra la URSS. Esto fue nada más que una opinión y nunca fue una propuesta firme ni pública. Los estadounidenses cuando comenzó la batalla de Berlín tenían preparados varías divisiones de paracaidistas para saltar sobre la ciudad si hacia falta.

Cuando en mayo de 1945 finalmente los rifle y las ametralladoras dejaron de escupir balas, y se disipaba el humo de los incendios producidos por los bombardeos, y la intensidad de los combates, los Aliados occidentales y orientales se vieron las caras y se preguntaron ¿y ahora qué?. Stalin había quedado en una posición claramente de fortaleza frente a Reino Unido y Estados Unidos en Europa, pues muchos países habían caído en órbita soviética. El problema entre ambas partes llegó cuando se habló del caso de Polonia, por la cual había comenzado todo el conflicto. La Unión Soviética se negó rotundamente, más que nada porque Polonia era un territorio tapón y una defensa indirecta frente a cualquier ataque que pudiera llegar de nuevo del oeste.

En este momento es cuando se proyecta la famosa “Operación Impensable” por parte de los británicos. El plan consistía en atacar a la URSS con el objetivo principal de “liberar” todos los países hasta la frontera con Ucrania, básicamente expulsar a los soviéticos de Polonia. Para ello se contaría con todo el ejército británico y con la ayuda de los efectivos estadounidenses que había en Europa. Además y lo más increíble es que Churchill quería contar con la ayuda de algunas divisiones alemanas que se habían rendido, por ello ordenó a Montgomery que guardara todas las armas que capturaba en los campos de batalla. Esta operación no fue solamente una idea, sino que se detalló hasta el extremo el modus operandi de la misma, todo estaba medido y preparado, pero la derrota de Churchill en las elecciones hizo que no se llevara a cabo más preparativos.

El autor Jonathan Walker publicó un libro sobre el tema «Operación Impensable» de la editorial CRITICA en el cual se cuenta el desarrollo de este impresionante plan. Sin duda el haber llevado a cabo dicho plan, hubiera supuesto una Tercera Guerra Mundial y la Europa que conocemos sería totalmente distinta a la actual. Obra que se ha realizado en base a documentación de la época.

Por último habría que añadir, que el dirigente soviético también planteó atacar la zona aliada de Francia e Italia, pero con ayuda de las numerosas guerrillas comunistas que existían por aquel entonces en estos países.

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias