ROLAND GARROS, LA HISTORIA

¿De donde viene el nombre del torneo parisino de tenis?

El famoso nombre del torneo de tenis parisino no viene de una gran figura deportiva, sino de un aviador que luchó durante la Gran Guerra (1914-1918). 

Roland Garros (1888-1918) fue un pionero de la aviación francesa. En 1914 comenzó la 1ª Guerra Mundial, y Roland Garros se alistó a las fuerzas aereas (cuerpo de reciente creación). Durante los primeros momentos de la guerra los aviones de todos los contendientes no podían disparar por el morro debido a que corrian el riesgo de destruir su propia helice y acabar estrellandose. Roland Garros se las ingenió para que su aereonave pudiera disparar por la parte delantera.

La creación que realizó fue la de blindar las helices de su avión con planchas metálicas, lo que producidiría que las balas que dieran a la helice rebotaran simplemente. El aviador francés consiguió  cuatro victorias, que por aquel entonces (1914-1915) era todo un logro. En abril de 1918 fue derribado por los alemanes, los cuales copiaron su idea y mejoraron increiblemente, pues los aviones que salieron de las fábricas germanas ese año ya podían disparar perfectamente por el morro.

Roland Garros consiguió escapar de su cautiverio y volverse a unir a la avición francesa, pero lamentablemente el 5 de octubre de 1918 fue derribado y murió en el accidente. Una de sus pasiones era el tenis, es por esto que postumamente se le dio su nombre al estadio y al torneo de tenis parisino y que se celebra cada año. Actualemente este torneo es famoso mundialmente y cada año van los mejores tenistas del mundo

Roland Garros (1888-1918), pionero de la aviación francesa y apasionado tenista.
Roland Garros (1888-1918), pionero de la aviación francesa y apasionado tenista.
Tenista español Rafael Nadal con su trofeo ganado en Roland Garros
Tenista español Rafael Nadal con su trofeo ganado en Roland Garros

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias