Susto o muerte en Vallecas

Rayo y Getafe, empatados a 28 puntos a los pies del descenso, se enfrentan en un duelo agónico

En esta semana en la que sólo existe un partido, dos equipos y a lo sumo media docena de jugadores, dos vecinos se juegan algo más importante que la efímera gloria mundial: la supervivencia. Entre ‘Periscopes’, ‘Instagrams’, rotondas o balones de oro, Rayo Vallecano y Getafe se enfrentan en un duelo extremo que dejará por lo menos un herido de gravedad. El derbi de la Comunidad, con los azulones en puestos de descenso con 28 puntos y los rayistas fuera de él con los mismos, se juega en urgencias y puede terminar en la UCI.

Es el Rayo el peor rival en el peor momento para el Geta. Ya no sólo porque los azulones lleven sin ganar diez partidos en los que toda su renta han sido dos empates, ni porque estén en puestos de descenso a falta de ocho jornadas, sino porque para los de la franja, además, son su rival preferido desde que ascendieran a Primera hace cinco años. Desde entonces, siete derrotas, un empate y una victoria son los motivos por los que los vallecanos han conseguido el honorífico puesto de bestia negra azulona.

A estas alturas de temporada ya se puede decir que ambos equipos están haciendo una Liga mala, por debajo de sus capacidades. Mientras el Rayo ha perdido la estabilidad y el juego conseguidos con Paco Jémez en estos años, el Getafe hace tiempo que no sabe dónde los ha dejado. Cuando estás jugando con el descenso en el último cuarto de la Liga todas las jornadas son finales, pero algunas, como esta, cobran una importancia trascendental teniendo en cuenta que vallecanos y getafenses se juegan desempatar en la tabla, entrar o salir del descenso, el golaveraje o cerrar unas rachas de siete y diez jornadas sin ganar, respectivamente. Contando con que después de éste restan siete partidos en los que el calendario no invita al optimismo de ninguno de los dos, el drama está servido.

La salvación interminable

Ya sabe el Getafe lo que es estar entre el susto y la muerte en el Estadio de Vallecas. Y casi elige las dos. El único partido que el club azulón ha ganado al vallecano en Primera fue curiosamente en el que más sufrió. Fue en la última jornada de la temporada 2013-14, cuando el Rayo llegaba sin nada en juego y el Geta necesitaba un punto para salvar la categoría. Lo que pasó hasta que los azulones se salvaran en el minuto 93 fue una cosa de locos. Puro fútbol.

El resultado fue 1-2 como podía haber sido 2-1, el Getafe se salvó como pudo haber descendido. Pocas veces un partido estuvo tan cerca de ser un milagro. Tras adelantarse al final de la primera parte con un golazo de Ciprian, los visitantes se fueron al descanso más que salvados. A la tranquilidad por los resultados le sobrevino la tensión de un intermedio que duró otros 45 minutos por la caída de una valla en El Sadar que obligó a retrasar todos los partidos afectados por la lucha por el descenso. Tras el interminable descanso, llegó la segunda parte para descansar del descanso.

Y ahí el Rayo salió a por todas y al Geta le pudo la tranquilidad de verse salvado o el miedo a descender, quién sabe. Por si había poca tensión en un ambiente hostil, los locales empataron a falta de poco más de veinte minutos a la vez que los resultados de otros partidos dejaban de acompañar a los visitantes, que o lograban puntuar o descendían a Segunda. Para la locura final no hubo suficiente con que los azulones perdonaran el segundo o con que a los rayistas le anularan el gol de la victoria. En el minuto 90, con el Rayo volcado y el Getafe temblando, un centro al área amenazó con ponerlo todo patas arriba. Desde el área pequeña, a tres metros de la línea de gol, remató Galeano y se encontró con un Julio César que, tras haberse comido el empate, terminó dando la permanencia a los suyos. Acto seguido, lo que tardó el Geta en cruzar el campo, el árbitro señaló penalti y Ciprian puso el definitivo 1-2 que permitió a los de Contra salvarse, sumar la primera victoria a costa del Rayo y coger el aire que habían perdido dos minutos antes.

Con tal precedente es difícil hablar de final, porque nada de lo que ocurra este viernes podrá superar la agonía que el Getafe ha padecido en el Estadio de Vallecas. Ya no se trata de ganar, sino de sobrevivir.

 

Foto de portada: www.rayovallecano.es

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias