Train to Busan: zombies que hablan de personas

La invasión zombie más loca del año llega para revolvernos, literalmente, las tripas. Sin embargo, hay más detrás de la locura zombie.

Hay quien piensa que el cine de zombies solo consiste en vísceras saltando, personas comiendo otras personas y virus mortales que conquistan el planeta. Y no les falta nada de razón. El género terror, sobre todo el más cercano a la serie B y al Gore son muy complicados de sacar adelante. La capacidad de un autor para innovar es normalmente escasa y, hasta las mejores ideas, se hunden en un mar de clichés y convenciones demasiado conocidas. 

 Sin embargo, de vez en cuando saltan sorpresas. Train to Busan es la última superproducción coreana que ha triunfado ahí por donde ha pisado (Cannes, Sitges). La película narra una historia muy simple: una invasión zombie se desata en el momento en el que un padre y su hija se dirigen a la localidad coreana de Busan en un tren lleno de pasajeros.

Una zombie en el tren
Una zombie en el tren - A Contracorriente Films

En el plano visual. La película será una delicia para los mayores fans del género. Sobre todo en su primera hora, se suceden escenas muy intensas de persecuciones, muerte, acción, mucha sangre y muchas vísceras. El montaje del film es de vértigo, solo dejará unos momentos al espectador para coger aire y volver a huir de apocalipsis zombie que se le viene encima. Los clichés se suceden, pero en muchas ocasiones dados la vuelta completamente. La historia de Train to Busan será conocida por todos, pero su tono y su puesta en escena es tan fresca, que a nadie le importará. 

Una joven (Ahn So-hee) huyendo de los zombies
Una joven (Ahn So-hee) huyendo de los zombies - A Contracorriente Films

Sin embargo, hay algo más que muerte y vísceras en la película. Los muertos vivientes son solo una excusa del director para explorar la humanidad y mentalidad de la Corea actual y, por ende, también de las sociedades occidentales. A lo largo del metraje vemos una marabunta de zombies que quieren matar a los últimos habitantes del país. Estos verán sus contradicciones internas y su incapacidad para unirse contra lo que se les viene encima. Lo que al principio iba a ser un alarde de efectos especiales y vísceras se convierte en una epopeya política al más puro estilo Mad Max.

Podemos encuadrar perfectamente esta película dentro del panorama político internacional. El tren donde están todos los protagonistas representaría cualquier país. Por otro lado, la crispación internacional, la amenaza zombie, produce desconcierto en sus habitantes, que desatan sus pasiones más primitivas y se matan unos a otros sin ser conscientes de que ellos no son los enemigos, lo que podría equivaler a la xenofobia y racismo imperantes en las sociedades desarrolladas actuales. La secuencia más memorable de todas: aquélla en la que unos pasajeros intentan entrar en un vagón  seguro lleno de personas sanas mientras se les acercan los zombies; un pasajero del vagón, ante el miedo a los propios humanos, alienta al resto para que atranquen la puerta y que no entren, diciendo que seguramente estén infectados. Si cambiamos a ese pasajero por un excéntrico multimillonario con tupé y el atranque de la puerta por un muro en la frontera sur de su país, tenemos la más pura realidad política y social de la actualidad.

La protagonista, Kim Soo-An, en una escena de la película
La protagonista, Kim Soo-An, en una escena de la película - A Contracorriente Films

Quien solo busque entretenimiento, solo encontrará entretenimiento. Quien busque algo más, también lo hallará. Train to Busan es una magífica simbiosis entre los intereses del público y la crítica más especializada. La película no es perfecta, no. Pero quizá sea todo lo perfecta que podría haber sido. No todos los días podemos ver invasiones zombies tan bien pensadas y con tanta capacidad para hablar de la humanidad. Ya nos vale. Solo mediante zombies entendemos lo que hacemos mal los seres humanos. Pero es lo que hay.

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias