Trump

La victoria inesperada. ¿Y ahora que?

A toro pasado es muy fácil adivinar el resultado de unas elecciones. Sin embargo hace ya algún tiempo que venía temiendo lo que ha ocurrido, el triunfo de Trump.

Las encuestas americanas han fallado. Eso no es nuevo ya que últimamente las encuestas fallan más que las carabinas de feria.

Y en nuestra Celtiberia los gurúes de la política han metido la pata hasta la cintura, lo cual también suele ser normal, aunque en este caso no tanto por votos ocultos o similares sino porque la mayoría de los plumillas de tertulia política hablan y hablan con el hígado, por no nombrar otra parte de la anatomía humana, sin tener la más mínima idea de nada de lo que están opinando.

Y de los politólogos, mejor no hablamos. Esos sí que suelen hablar con el culo, que es esa parte de la anatomía humana a la que me refería en el párrafo anterior.

Como muestra, un ejemplo. “El voto de Hilary es fundamentalmente femenino y universitarios”

¿De dónde han sacado eso?

Durante 10 años yo fui americano consorte y puedo asegurar que tanto mi ex pareja como sus amistades femeninas, y conste que conocí a unas cuantas, no tenían la más mínima simpatía por la ex primera dama.

Más bien al contrario, le tenían un odio visceral. Me consta, salvo que en los últimos cinco años su mentalidad haya cambiado radicalmente, que bien se han abstenido o han votado a Trump para evitar que Hillary se hiciera con la presidencia.

Claro que es un ejemplo mínimo, pero no deja de ser una muestra de cómo piensan muchas mujeres norteamericanas sobre la que estaba siendo llamada a ser la primera presidenta de Estados Unidos.

Precisamente por eso, porque es un ejemplo mínimo, no osé hacer una predicción sobre quien acabaría llevándose el gato al Agua, aunque en mi fuero interno tenía bastante claro que iba a ser quien ha sido, y conste que tenerlo claro no significa que lo deseara, más bien lo contrario.

Ni siquiera cuando el chiste fácil me lo puso a huevo, es decir cuando Sanchez anunció  que iba a Washington a dar su apoyo a Hillary Clinton (lo de Iceta y su “Go Hillary Go” fue una broma en si misma)

Acabo de decirlo, no me alegra el triunfo de Trump, es más, me da miedo. Pero por otra parte estoy tranquilo.

Recuerdo un presidente norteamericano de quien todo el mundo se reía… En Europa, al que todos consideraban una nulidad… En Europa. Se le tachaba de nefasto y medio loco… En Europa..

Y sin embargo para los americanos la suya fue una de las mejores presidencias de su historia… aunque nos siguiéramos riendo de él… En Europa.

No tanto en la URSS y sus satélites con los que logro acabar.

Quién sabe si ahora se repetirá la historia… Quién sabe…

Únete gratis a y podrás

  • Seguir a otros usuarios
  • Escribir artículos
  • Comentar artículos
  • Mas información
Registrate/Accede No, gracias